El peluquero

Este chiste me llegó por correo, me reí bastante, así que merece ser compartido. 🙂


Un día, un florista fue al peluquero a cortarse el pelo. Luego del corte le preguntó al peluquero cuánto le debía y el peluquero le contestó:
No puedo aceptar dinero. Esta semana estoy haciendo un servicio comunitario.

El florista quedó agradecido y dejó el negocio. Cuando el peluquero fue a abrir el negocio, a la mañana siguiente, había una nota de agradecimiento y una docena de claveles en la puerta.

Luego entró un policía para cortarse el pelo, y cuando fue a pagar, el peluquero respondió:

No puedo aceptar dinero. Esta semana estoy haciendo un servicio comunitario.

El policía se puso contento y se fue. A la mañana siguiente cuando el peluquero volvió, había una nota de agradecimiento y una docena de donuts esperándolo en la puerta.

Más tarde, un profesor fue a cortarse el pelo y en el momento de pagar, el hombre otra vez respondió:

No puedo aceptar dinero. Esta semana estoy haciendo un servicio comunitario.

El profesor con mucha alegría se fue. A la mañana siguiente, cuando el peluquero abrió, había una nota de agradecimiento y una docena de diferentes libros, tales como  “Cómo mejorar sus negocios” y “Cómo volverse exitoso”.

Entonces un diputado fue a cortarse el pelo y cuando fue a pagar, el peluquero nuevamente dijo:

No puedo aceptar dinero. Esta semana estoy haciendo un servicio comunitario.

El diputado contento se alejó. Al día siguiente cuando el peluquero fue a abrir el local, había una docena de diputados haciendo cola para cortarse el pelo gratis. 😀

Esto, querido amigo, muestra la diferencia fundamental que existe actualmente entre los ciudadanos comunes y los miembros del Honorable Congreso.

¡Que vergüenza!

Según la Real Academia Española:

Vergüenza: Turbación del ánimo, que suele encender el color del rostro, ocasionada por alguna falta cometida, o por alguna acción deshonrosa y humillante, propia o ajena.

Vergüenza Ajena: La que uno siente por lo que hacen o dicen otros.

Vergüenza ajena, eso es lo que siento en este momento, luego de leer “Diputados aprueban $100 mil extra a asignaciones mensuales por gasto en bencina” en la tercera.cl, y que es peor aún, son las justificaciones que dan a esta medida.

Los parlamentarios recibían hasaya julio un CL$771.000 solo para conceptos de combustible. Con estos CL$100.000 extrás, tendrán un equivalente a 1.460 litros de bencina.

Saquemos cálculos rápidos, un vehículo promedio rinde ¿10?, ¿12?, ¿14? kilómetros por litro. Supongamos 14 [km/lt].

  • 1.640 [lt] * 14 [km/lt] = 20.440 [km]

Un mes promedio, supongamos de 30 días. Pero ¡hey!, ¿trabajan el fin de semana y feriados?, creo que no. Pensemos que no trabajan solo 5 días al mes, siendo positivos y pensando que trabajan el sábado también.

  • 20.440 [km] / 25 [dias] = 817.6 [km/dia]

¡Más de 800 kilómetros al día!

Valparaiso está a solo 140 kilómetros de Santiago. ¿Y que pasa con los otros 500 kilómetros diarios?. Obviamente debe quedar en las cuentas personales, ya que es ahí donde se depositan esos dineros, en el paseos familiares, o quizás qué.

Pero, ¿porqué es una vergüenza?

Porque se suben CL$100.000 por concepto de bencina, mientras que hay familias que viven con el sueldo mínimo (CL$159.000 a partir del 1º de Julio).

Para mi, es una vergüenza. Deciden recibir unánimemente más dinero, proveniente de todos nuestros bolsillos.

¡Señores Parlamentarios!
¡Vuelvan a la realidad! ¡¡¡Dejen de robar!!!

La verdad, es que si todos los parlamentarios, se dedicaran a plantar papas en el campo, serían mucho más productivos para la socidad.